Tendencias en las crónicas literarias [I]

Rosana Fuentes.

La información en las dictaduras es densa como la niebla norcoreana. Foto: Beatriz Pitarch

La información en las dictaduras es densa como la niebla norcoreana. Foto: Beatriz Pitarch

Algunos medios de comunicación como The New Yorker, Gatopardo, Cambio de Colombia, El Malpensante, El País Semanal y La Voz desgranan desde sus páginas o espacios digitales los numerosos puntos de vista de un conflicto al tiempo que nos acercan a los protagonistas humanizándolos como se analiza en una docena de crónicas publicadas entre 1999 y 2011. La revolución, corrupción, dictadura e invasión constituyen los ejes temáticos de las informaciones seleccionadas. Se incluyen las revoluciones de Venezuela, Colombia, Nicaragua, Libia y Egipto; se tienen en cuenta la situación interna de México, Argentina, el Congo e Italia; respecto a las dictaduras, se analiza el hostigamiento de China a la región del Tibet y el absolutismo asentado en Corea del Norte; y, por último, se aborda la invasión que sufrió Japón por parte de Estados Unidos en Hiroshima en respuesta a ataques previos de la potencia nipona.

El presente análisis se desglosa en tres partes: “Puesta en escena del personaje principal”, “Insistencia en lo irreconciliable de dos posiciones” y “Honestidad en la aproximación al conflicto”, profundizando en las posiciones apoyadas o los puntos de referencia empleados, entre otros aspectos, con el propósito de vislumbrar si la mirada del mundo parte del contexto internacional establecido como acicate de ciertas crisis o resulta ser un verso suelto.

Parte I: Puesta en escena del personaje principal

La representación del personaje principal en el trabajo, en medio de un enfrentamiento o en la mezcla de las anteriores, afecta al concepto que puede formarse el lector del conjunto de la información. El estudio desarrollado desvela que ocho de las crónicas muestran al personaje principal en medio de un enfrentamiento; en otras dos, aparece en el trabajo; y en las dos restantes, se muestra en ambos contextos. Se confirma en este punto cómo se alienta el conflicto desde crónicas impregnadas de dramatismo, lucha y presiones. En el siguiente fragmento de “Los valientes sastres de la mafia”, Gay Talese traslada un conflicto generado durante el trabajo:

[…] algunos sastres podían quedarse sentados durante horas, acunando una prenda entre sus cabezas gachas y sus rodillas cruzadas, cosiendo sin esforzarse ni moverse excesivamente, sin un soplo de oxígeno fresco con qué aclarar sus mentes. Y luego, con inexplicable inmediatez, podían ponerse en pie de un salto y estallar en furia ante cualquier comentario casual de un colega, así fuese sólo una frase trivial sin intención de ofender a nadie. Cuando esto ocurría, mi padre solía refugiarse en una esquina mientras los carretes y los dedales de acero volaban por la habitación. En el caso de que el airado sastre fuera acicateado por sus insensibles colegas, hasta podía buscar el instrumento más terrorífico dentro del taller: las tijeras, largas como un par de espadas (2011).

Histórico discurso de Gadafi que inspira Rey de reyes.

Histórico discurso de Gadafi que inspira Rey de reyes.

Talese narra una jornada de trabajo que deriva en una situación de conflicto cuando su padre servía como aprendiz, todos los días antes y después de sus clases, en el pueblo de Maida, en el sur italiano. En la crónica “El intérprete”, se trasladan los rumores de que Hosni Mubarak se alistaba para dejar el cargo en manos de su hijo Gamal, pero también se menciona la situación de violencia como el denominado “trato Mubarak” perpetrado por la policía política donde murieron tres opositores (Loret, 2011).

Otro ejemplo claro de conflicto se da en “Rey de reyes. Los últimos días de Muammar el Gadafi”. Jon Lee Anderson recuerda la primera aparición de Gadafi ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2009, donde divagó y despotricó contra los Estados Unidos por su historia de intervención en el extranjero, reclamó nuevas investigaciones sobre los asesinatos de J.F. Kennedy y Martin Luther King, Jr., especuló con que la gripe porcina había sido desarrollada como un arma química e incluso rompió una Carta de la ONU. Comportamientos vergonzosos que apenas dañaron su imagen internacional y reforzaron el control sobre el poder en su país:

En las Naciones Unidas, él escribió sobre un pedazo de papel en blanco de modo que las cámaras de televisión lo tomaran ‘Estamos aquí’. Esto fue para los libios. Y cuando Tony Blair vino, Gadafi le mostró la suela de su zapato; esta era una señal de falta de respeto y fue mostrada por YouTube en toda Libia (Anderson, 2011).

Esa situación de tensión se minimiza cuando se inserta al protagonista en circunstancias habituales como en la crónica “La burbuja por dentro”, donde Pablo Sigismondi cuenta el día a día de los norcoreanos. La narración de la rutina profundiza en la obligada conformidad de los habitantes con el endiosamiento de la dinastía Kim:

A medida que avanzamos hacia el centro de la ciudad, la desolación cede ante la presencia de largas filas de personas -todas mirando hacia el piso- esperando los escasos transportes públicos que circulan. Los que caminan, agitan tanto sus brazos, que parecen desfilar. Todos se visten igual (2010).

En los casos analizados se atisba cómo las informaciones que incluyen al protagonista en el ámbito internacional tanto en situaciones rutinarias como de conflicto aportan más puntos de vista para entender los motivos por los cuales actúa de determinada manera. Los testimonios acercan sus experiencias como supervivientes, “esclavos”, matones, etc. aportando puntos de vista nuevos a través de vivencias particulares que facilitan la comprensión del contexto informativo.

Referencias

Anderson, Jon Lee (2011): “Rey de reyes. Los últimos días de Muammar el Gadafi”, The New Yorker, 7 de noviembre de 2011.  [Consultado en julio de 2012].

Loret de Mola, Carlos (2011): “El intérprete”, Gatopardo, 24 de septiembre de 2011. [Consultado en julio de 2012].

Sigismondi, Pablo (2010): “La burbuja por dentro”, La Voz, 10 de enero de 2010.  [Consultado en julio de 2012].

Talese, Gay (2011) “Los valientes sastres de la mafia”, El Malpensante, 27 de junio de 2011.  [Consultado en julio de 2012].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *